martes, 2 de octubre de 2012

Hoy amanecí con hartas ganas de leer y fui a la biblioteca. Me traje tres novelas, algo inusual en mi pero estoy algo cansado de libros técnicos y didácticos. Los últimos tres meses había sacado libros de lógica, matemáticas, programación y otras cosas, menos de literatura.

Siempre me ha gustado el jefe Lovecraft y dado que no estaba Horror en el museo me vi tentado a traer uno de un arco iris lleno de color que baja a la tierra u otro de la llegada de la obscuridad sobre un pueblito pesquero... ya sabrás a que historias me refiero. Al final me traje uno de esos libros de EDAF porque cuando, en los 1990s, hubo un boom sobre los escritos de Lovecraft eran ediciones que me parecían muy cómodas de leer pero nunca pude hacerlo, conformándome en esos días con los pequeños y económicos de Anaya. El libro es El que susurra en la oscuridad, y no entiendo porqué si además incluye En las montañas de la locura, los editores se decantaron por el primer relato para titular el libro. Yo me di cuenta de la inclusión hasta que regresé. Es mucho más famoso, harto más, En las montañas de la locura, y quizás por eso no lo anuncian así, porque si uno compra el libro y ya leyó el más famoso pues se chinga, como yo, por guiarse únicamente por el título... trampositos esos de EDAF (¡que bueno que nunca leí sus libros!, jaja).

Lovecraft tuvo un enorme logro al crear su Necronomicón, un libro ficticio pasado por real que engloba los más poderosos conocimientos obscuros de la antigüedad. Forrado con piel humana y escrito y protegido por seres ultraterrenos, su fama se ha acrecentado por pensarse que se trata de un objeto real. Inspirándose en este fetiche mítico de HPL, Neal Stephenson escribió su Criptonomicon. La verdad también me apetecía una novela sobre cientficos y, como nunca pude leer ésta, ahora que la encontré en una edición cómoda me la traje a casa... solo el tomo 1 porque como sabrás los editores en español dividieron el tabique de casi mil en tres tomos. El dichoso Criptonomicón se supone es un libro de criptografía escrito en el siglo XVII que engloba TODO sobre criptografía. El paralelismo con el Necro es evidente, ¡y como no! si el autor dijo que al nombrarlo le vino a la mente el libro para hablar con los muertos.

Siguiendo en esta onda de científicos y ciencia me encontré un título que llamó mi atención: El universo de un joven científico, de Alan Lightman. Por la contraportada me parece más una historia para adolescentes, pero igual la tomé. Es sobre un matemático absorbido en sus estudios y desconectado del mundo. Me gustó esa premisa y más cuando un par de anaqueles después vi otro libro, de Carl Djerassi, sobre científicos en busca de reconocimiento dentro de su comunidad(+). Espero, luego de acabar con Lightman, seguirme con Djerassi. Justamente me vine leyendo a Lightman en el metro y su estilo literario me pareció demasiado simple. Solo tuve tiemp de leer el primer capítulo, así que hay que dar tiempo para el desenrolle de las historia y luego ya lo juzgaré de mejor forma.

Así pues, ya te comentaré mis lecturas, que realmente con la chamba que tengo encima dudo que pueda completar más de una en el mes que tendré los libros a mi cargo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario