jueves, 29 de noviembre de 2012

Franklyn... original, pese a no intentarlo

Si algo no detecté en Franklyn es un deseo por denotar su originalidad, pero al final logra serlo. Es una mezcolanza padrísima de visiones distintas de personajes comunes en el cine, pero lo padre es la narración. Sí, es cierto que tiene varios tropiezos, pero al menos intentar conciliar mundos imaginarios (a la mala) con el mundo real es un punto a favor de esta cinta que no sé si llamar futurista. Definitivamente es de ciencia ficción, pero no toda la ciencia ficción utiliza escenarios futuros, sí mundos inexistentes, pero no siempre afincados en el futuro.

El tema me gustó mucho. ¿Cuántas veces no nos hemos clavado tanto en nosotros mismos que empezamos a distorsionar la realidad? Básicamente es de lo que tratan las historias paralelas que se cuentan en Franklyn, y es donde me llegó esta película. No tanto en clavarse en uno mismo, sino en concebir una realidad alterna como medio de protección, un mecanismo mental de supervivencia. Tardé un rato en entenderla, pero ya que capté de lo que trataba terminó por gustarme por encima de lo mala que pueda ser en diferentes aspectos cinematográficos (ritmo, actuaciones, etc.). Me encantó la fragilidad de los personajes y como los tomamos en un punto de su vida donde están absolutamente quebrados.

Una extrapolación de este mecanismo de defensa es empezar a ver lo que no existe (amigos imaginarios, por ejemplo), pero esa es solo una forma exagerada (y cinematográficamente espectacular de presentarlo). ¿Aquél científico que se clava en sus investigaciones, no está acaso evadiendo al mundo? ¿Esa ama de casa que pasa buena parte del día pegada a la televisión, no hace lo mismo? ¿Y no también está en ese barco el estudiante apático que prefiere dejarse llevar por los videojuegos a asumir su vida? Apenas hace unos días lo comentaba... leo porque mi vida es aburrida, porque así me siento más vivo, y para mí es más o menos lo mismo que le pasa a los personajes de Franklyn.

Tristemente el ser una película menor (principalmente en popularidad) está relegada a ser la copia, la poco innovadora, etc. Por allí leí una crítica en Fanzine Digital (que resultó ser más crítica de su autor) donde se la acusa de calcar algunos aspectos de Watchmen. Si es así la película fue más efectiva en cuanto a lo futurista pues Watchmen se estrenó después que Franklyn. También por allí, en otro lugar, leí que la acusaban de poco original... aquel que vaya al cine buscando originalidad mejor que no vaya a las salas comerciales ¡qué triste dedicarle tanto tiempo a algo que no te hace feliz!

Es una película muy ambiciosa, como toda ópera prima debería ser (uno nunca sabe cuando volverá a estar dirigiendo) que me encanta porque está sustentada en una idea que, si lo logra o no es otro rollo, intenta comunicar algo. Fue una agradable sorpresa encontrarla en la televisión para poder disfrutarla.

Nota: ¿Fue mi imaginación o en realidad hay un juego detrás de los nombres asignados a los personajes? Milo, Emilia B., etc. Bueno, no diré más, pero si alguien también lo percibió confirmaría mi sensatez :-D

sábado, 24 de noviembre de 2012

Dexteripando al Jekyll y Hyde de la segunda temporada

Luego de ver la segunda temporada de Dexter quede tan satisfecho que me puse a investigar opiniones sobre la serie. Lo malo es que la gran mayoría de los pseudoanálisis que se encuentran en Internet se quedan en la muy superficial crítica de considerarla especial porque su protagonista es un antihéroe. No se niega que sea interesante por ello, pero la verdad es que como obra tiene valores por los cuáles puede considerársele súper especial. Más allá de la temática se impone la forma en que está contada.


Ahora Dexter Morgan, el protagonista, cobra consciencia con una serie de preguntas existenciales sobre su razón de ser, la validez de su encargo y el cuestionamiento a sus medios para conseguirlo. Está bien buena esta temporada.

Luego del boom de las series televisivas éstas encontraron en las vueltas de tuerca el recurso narrativo ideal para mantener interesado al espectador. Debo decir que no siempre me gustan. Dejé de ver Lost al final de la segunda temporada porque metían giro sobre giro y no llevaban a ningún lado (más que a más giros), tan artificiales que la única salida fue justificar todo lo que ocurrió con algo ajeno a la realidad, sino difícilmente hubieran cuadrado las cuentas en el final de la serie.

En Dexter estos recursos están muy bien administrados. Ni artificiales ni forzados y cumplen, desde mi perspectiva, con mantener la tensión del espectador porque además, favorablemente, se van soluiconado a lo largo o al final de las temporadas.

Dexter tiene algo de serie de detectives forenses, algo de humor negro, algo de drama en las vidas de los protagonistas, y algo de aventura, usuales ingredientes esenciales de las series más exitosas de la actualidad. Los personajes son prescindibles, salvo por supuesto un reducido núcleo de colaboradores que ha permanecido desde el inicio. Por esto es una serie muy dinámica, capaz de sorprendernos con la desaparición de alguien que había sido importante para más de una subtrama.

El secreto es el secreto, la ignorancia de todos alrededor del protagonista sobre su verdadera identidad, y también del propio protagonista sobre como guiar su vida. Tuvo que reinventar el código de Harry, aprehenderlo, adueñarse de él, hacerlo el código de Dexter para poder continuar. Hay una linda escena casi al final de la temporada donde D.M. menciona que renace de sus propias cenizas, haciendo alusión al ave fénix.

A partir del final de episodio 9, cuando Doakes lo descubre todo se pone mucho, mucho mejor. El policía se convierte en su parte consciente, en su doctor Jekyll, mientras que Lisa Tourney es su animal, su fuerza vital que busca desatarse, su señor Hyde. El pantano inexorable deja aislada a la casa donde descuartiza al asesino de su madre, y en la cual sucederá el enfrentamiento de ambas partes. Es hasta poética la analogía de la mente de D.M. Allí, justamente allí es donde la serie se convierte en una obra que trasciende la simpleza usual de las series de televisión.

Tiene mucha fuerza la escena al final del episodio 11. Lila, temerosa, está a punto de encontrarse con un Doakes que también da un paso atrás en su celda de metal cuando la escucha llegar sin saber de quien se trata.

He empezado ya el primer libro de la serie, pero parece que tardará un rato para que se ponga bueno. O es eso o no me está entreteniendo tanto porque es la primera temporada. En fin, seguiré un rato más con él a ver si está tan bueno como la serie o de plano es uno de esos escasos casos en que la adaptación supera al libro.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Mi razón más importante para leer es que mi vida es taaan aburrida que prefiero vivir a través de otros... en esencia creo que uno leé por aburrimiento.

lunes, 12 de noviembre de 2012

El psicólogo estadounidense Howard Gardner enunció, en 1943, su teoría de las inteligencias múltiples. De acuerdo a esta teoría para calificar y medir la inteligencia se hace generalmente solo en ciertos aspectos y de manera muy limitada, pues se aplican puebras atípicas a lo que la gente hace cotidianamente. En este sentido, él propone que la inteligencia está muy relacionada con la forma de afrontar situaciones en la vida diaria, de donde pudo entender que existen, al menos, ocho tipos diferentes de inteligencia.

No las enuncia en este orden, pero luego de leer la explicación sobre cada una las pongo en mi muy personal orden de desarrollo (de mayor a menor) según lo considero:
  1. Lógico-matemática
  2. Naturalista
  3. Intrapersonal
  4. Lingüística
  5. Espacial
  6. Interpersonal
  7. Corporal-cinestésica
  8. Musical
  Ahora que las escribo no puedo dejar de notar (o imaginar) que si las voy colocando en pares, la mayor con la menor, y de las que quedan nuevamente la mayor con la menor hasta terminar con las ocho creo que hay una relación estrecha con los tipos de inteligencia que quedan acomodados en pares:
  • Lógica-matemática y musical
  • Naturalista y corporal-cinestésica
  • Intrapersonal e interpersonal
  • Lingüística y espacial
Bueno, quizás el último par no, pero los otros creo que tienen una relación que no sé si esté imaginando o sea real... La relación (evidente) que encuentro es que cada pareja abarca algo así como un ámbito: lo abstracto, lo físico, lo personal, y la última ya dije que nada de nada.

En fin, que de vez en cuando es bueno describirse a uno mismo.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Ahora que tuve mi periodo de trabajo antes de fin de cursos aprendí... ¡no, no, no! me di cuenta de algunas cosas que me gustaría aprehender, llevar a mi vida:
  1. Ser generoso, Dios proveé, nomás no hagas tantas holas.
  2. Adaptarme a la era de la información para adquirir conocimientos de recursos que antes no hubiera usado (como los video-tutoriales)
  3. Disciplinarme con mis obligaciones, especialmente si ya estoy en una no andar saltando a las otras.
  4. Colaborar, estar solo es taaan aburrido y tan de la vieja escuela, al menos para las cosas más pesadas y poco entretenidas que puede tener la vida.
De verdad que estas cositas sencillas pueden ayudarme muchísimo si las llevo a mi vida, reducirían mi estrés y aprovecharía más el tiempo que me queda para estudiar en la escuela... ¡gracias Quejumbres!

sábado, 10 de noviembre de 2012

Yes, that is not a movie

Ahora mismo llevo media hora de This is not a movie y, luego de un inicio prometedor, rápidamente se vino abajo. Me parece que tiene diálogos muy tontos La historia pudo ser mejor apreciada en los ochentas, me recordó a Estados alterados y Naked Lunch. Tiene unos personajes que cobran consciencia de serlo ¿cuántas veces no se ha visto eso? pero el problema no es la repetición, como dije antes, son los diálogos insulsos y superficiales... hasta ahora.

...

15 minutos después me ha  entrado un sueño insoportable... aburridísima... duermo y regreso para terminar de verla.

...

¡Por fin un momento bien hecho! Ese leve reojo de Pete Nelson hacia la cámara (quien también aparece en los créditos como productor), justo antes de que su tercera personalidad lo haga evidente... ¿pensará el director que somos tontos? todo lo tiene que hacer evidente y explícito.

...

La parte final es la mejor de la película, por lo menos se acaba la palabrería y el personaje de Peter Coyote pesa lo suficiente para asentar el embate final.

Mi conclusión:

Es la película de un comunicador, mucha forma y poco contenido. Ojalá nutra la experiencia de su director y seguramente, si aprende bien de ésta, su siguiente película en éste estilo estrambótico será mucho mejor.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Tengo un par de meses de vacaciones en la escuela y... ¡no sè que hacer! Me expresé mal, en realidad no sé por dónde empezar. En términos generales las cosas que quiero hacer se agrupan en:
  • Comenzaba a estudiar ajedrez en agosto para subir mi pobre nivel y me quedé, justo cuando iba a leer un libro sobre el uso de la computadora para ajedrecistas buscando perfeccionarse.
  • Tengo muchos pendientes de matemáticas: probabilidad y estadística, cálculo y topología, de la última por lo menos una introducción que me sitúe sobre que trata.
  • Necesito dos cosas sobre mi computadora: Hacer mi LFS y dominar algunas herramientas que me ayuden en matemáticas (y ver si en verdad pueden ayudarme).
  • Con la chamba hiperacumulada durante octubre no pude terminar ninguno de los tres libros que saquè a principios de octubre de la biblioteca(+
  • Tengo un chorro de películas nomás empolvándose y ocupando el espacio que deberían ocupar otras cosas. Ya necesito deshacerme de ellas, aunque la verdad no me dan tantas ganas de hacerlo como de ponerle las manos a las demás tareas, pero si no las veo pronto por lo menos me voy a deshacer de ellas para no verlas cada que vengo a la computadora.
  • Tengo también una listita pendiente de ánime de horror, de la que al menos quiero aventarme un par a ver si de verdad están tan buenos como me dijeron que estaban.
¿Por qué cada que me ataca el exceso de obligaciones tengo que hacer un alto total, como poner mi vida en pausa para continuar? ¡Es terrible! pero todo se debe a mi indisciplina y desorganización... ¡no puedo! de plano no puedo evitar que se me acumule el trabajo hasta que me queda el tiempo justo. Ahora intenté avanzar antes de entrar en zona roja pero parece que no fue suficiente para aliviar la carga del último mes. Ya fue un comienzo, pero a la próxima necesito planearlo mejorcito.

Bueno, pues de repente es bueno tener este tipo de recordatorios para ordenar las ideas y ver que es lo que sigue, y en dos meses volver para ver que si llevé a cabo y que no.

jueves, 8 de noviembre de 2012

¿Ubuntu avanza o se aleja de Linux?

Me decidí a instalar Ubuntu. Tenía muchos años de no salir de Debian pues mi etapa de explorador de distribuciones de Linux quedaron atrás, ya no me da tanta curiosidad como antes. Lo intenté instalar en una laptop limitada, un modelo económico de unos seis años atrás. Sus características son procesador Celeron M a 1.6 GHz, 512 MB de RAM (compartiendo 32 MB con video, así que quedan 480 para RAM), disco duro de 60 GB, red inalámbrica, combo DVD/CD-RW, sonido, etc. pero lo importante en Linux siempre, era, la memoria y el procesador.

Una gran decepción me llevé al darme cuenta que Ubuntu, la distribución más popular entre usuarios nuevos de Linux, está alejándose de uno de los bastiones más importantes del sistema operativo. En un equipo con esas características a cualquier distribución de Linux le iría bastante bien, pero a Ubuntu no. Al menos en su versión estándar, la clásica, porque es cierto que hay versiones derivadas alternas para equipos más económicos o con escritorios específicos, pero no son la oficial.

El cambio se debe, en parte, al escritorio Unity, un software moderno pero muy pesado, visualmente alejado del modelo clásico del botón de inicio que al darle click despliega los menùs y submenús de aplicaciones. Es un cambio, por cierto, que también ha dado Gnome en su versión 3 y que aún está encontrando cierta resistencia entre sus usuarios.

Una cosa buena de la decisión de Ubuntu por usar Unity es que luce como una distribución vanguardista, por un lado, y por el otro, al elevar los requerimientos del sistema (aunque no lo acepten), están dando un paso para posicionarse como una opción importante y no, como muchas veces se le ha visto a Linux, un sistema operativo para instalar en equipos modestos (que sigue vigente, pues existen muchas distribuciones que funcionan bien en estos equipos).

La dificultad en equipos de estas características no solo es el uso, sumamente lento y por lo tanto impráctico para trabajar en el día a día. La típica imagen ISO para descargar e instalar es mayor a 700 MB y por lo tanto no puede quemarse en un CD. Yo ya no uso unidades òpticas y las tengo desconectadas en mis equipos de escritorio, y en esa laptop, como mencioné, apenas hay un combo lector de DVD y quemador CD-RW. Otra opción para instalarlo hubiera sido usar una memoria USB, pero me topé con la sorpresa de que la laptop no permite arrancar desde dispositivos conectados al USB, solo disco duro interno, CD o red.

Ya instalado, el uso de Unity sugiere tareas ¿cómo llamarlas? Bueno, mejor las describo: se tienen enlaces a las tres aplicaciones principales de la suite ofimàtica que incluye, para esta versión LibreOffice, al igual que al instalador de software, la aplicación para configurar el sistema, la carpeta personal, los escritorios virtuales y el sitio Ubuntu One para yuda en lìnea. En el botón para buscar aplicaciones aparecen por definición el navegador web, el cliente de correo, una para ver fotografías (¡?) y otra para escuchar mùsica (¡?). Antes vendían las computadoras Celeron justamente para usar este tipo de aplicaciones: procesadores de texto, internet y sin tanta demanda de aplicaciones pesadas para el procesador, como es el software de diseño o los juegos. Aquí encuentro una contradicción: las aplicaciones sugeridas apuntan, según mi experiencia, a un uso de funciones básicas de la computadora, pero el peso de Unity me sugiere que un equipo sencillo no me alcanzaría para correrlas adecuadamente. Algo no embona aquí.

Esta situación me plantea serias preguntas ¿Estàn ya muy viejos mis equipos? ¿Es culpa de Debian que me ha facilitado tanto su instalación y uso en equipos limitados que me he abandonado? ¿O de verdad estos equipos abundan y es más bien un cambio de rumbo, que antes no había visto, en la filosofía de la gente de Ubuntu?

Es una buena idea la de usar Unity, pero ¿en qué otra distribución medianamente importante se ha implementado? En ninguna, y menos como la única opción o la de estándar.

El equipo en el que lo instalé es una Toshiba Satellite L25-SP139, como dije, de hace unos seis años. Increíble pero me corre más rápido el Windows XP que traía (luego de seis años de uso) a la instalación nueva de Ubuntu. La versión que intenté instalar fue la 11.10, no la 12.10 que ya está afuera, pues fue la única que me cupo en un CD-RW de 700 MB.