martes, 19 de noviembre de 2013

Minificción

Odio la minificción. Simplemente no la soporto. Un día de estos me voy a pasar, de levantado a acostado, a leer minificciones. Seguro, al final, le encuentro algo de valor.

jueves, 31 de octubre de 2013

Un día en la casa...

17:25 Tengo varias cosas que hacer pero mi cuarto está hecho un asco... primero a tender mi cama.

17:40 Ya levanté algo de la ropa y la acomodé, además de barrer y tender. Ahora voy a recoger un poco más a fondo todo el porquerillero de mi área de trabajo.

17:55 Terminé de levantar algunas cosillas pero el servidor con las tripas de fuera me llamó. Lo encendí y tuve que conectar los discos duros, aún así no termina de detercar dos de ellos pero ya encendido estoy depurando "por encimita" lo que puedo ver de los otros dos... continúo en la depuración y veré si puedo conectar los otros dos discos. Al disco 3, al menos, ya lo bajé de 88% a 78% de uso.

18:28 Ya bajé otro poco, a 76% el uso del disco 3. Creé una redirección de wikipedia, "Pez mortal" hacia la película "Cold Fish", esto porque checando uno de los archivos a depurar me encontré con algo relacionado con esta película y no recordaba si era justamente esta, al entrar a wikipedia tuve que hacer los cambios.

18:36 El otro disco tiene windows instalado y parece que solo está ocupando espacio la instalación. En el disco 3 pude bajar hasta 72%.

18:42 No pude arrancar del secundario 1 (el de Windows), quizás el BIOS no lo permite. Metí a Gonz y los suyos y dejé arreglado lo que desarreglé para hacerlo. Fui rápido al baño. Voy a tratar de reconectar los otros discos duros para ver si tienen espacio disponible, en caso de que pueda hacerlo los depuro, doy de alta el servidor (espero on tener que reinstalar software porque no tendo unidades externas conectadas y la computadora no inicia desde USB, ¡sería una lata!) y ya al final nomás la conecto y la dejo accesible para conectarla cuando se necesite. Voy por agua..

18:49 ¡Ya empezó el juego 6 de la Serie Mundial! (esto me va a ralentizar).

18:55 Ya di de alta en el router al nuevo integrante de la familia. Ahora sí, a tratar de conectar los discos duros.

19:07 ¡Carajo! Ya calleron las tres primeras de los Red Sox. El CPU está bien pesado, como 12 o más kilos.

19:19 Ya cambié los jumpers del esclavo secundario pero sigue sin reconocerlo. Es el que tenía más a la mano de los discos que no reconoce. Veré si poniéndolo de maestro puedo conseguirlo, sino puede ser porque es uno de los discos duros que se ahogaron.

19:32 Como secundario maestro si lo detectó, pero está haciendo la comprobación de rigor que hace Linux cuando pasa cierto tiempo sin checar un disco duro (en este caso 464 días). El disco es de solo 20 GB, pensé que era de 40, pero algo es algo.

19:36 De 19G hay 37% en uso, 6.5G, y 11G libres. Luego de depurarlo lo dejé en 4.5G de uso. Parece que tiene una instalación Linux, veré si puedo arrancarla.

19:40 Desconecté el disco primario para que el BIOS no tuviera opción y arrancara desde el secundario y efectivamente, tiene Debian instalado, igual cuatrocientos sesenta y tantos días sin ser checado... esperando.

20:00 Aproveché para comer e invitarle algo a los chiquillitos. Sí, es Debian 6.0, no es tan viejo.

20:04 Estoy copiando los pocos archivos que encontré que no van a ser respaldados, probablemente actualice la versión de Debian o la utilice así como servidor... ¡USB 1.1! Faltan 15 minutos y no lleva casi nada.

20:23 ¿Dije 15 minutos? Evidentemente me equivoqué. Apenas van dos terceras partes del progreso en la copia y lleva veinte minutos. Me equivoqué sobre usar la instalación de Debian porque se me había olvidado que esa instalación no había detectado la tarjeta de red y por eso tuve que instalar el OpenSuSe que venía en el disco maestro primario. A ver que se me ocurre... Mientras a esperar que termine de copiar. El beisbol ya se puso 6 a 0 perdiendo los Cardenales comenzando el séptimo y fatídico inning.

20:35 Ya entró la primera carrerita de San Luis y comienza a flaquear Lackey sobre el montículo. De todos modos 6 a 1 sigue siendo una buena ventaja. Iban a sacar a Lackey pero se quejó con el manager y lo dejaron, sin embargo le dioi base por bolas a Holliday y ya se le llenó la casa... ahora sí pa' fuera y viene Tazawa a lanzar por Boston.

20:39 Ya acabó la copia de archivos ¡más de media hora! y solo eran 4 o 5 archivos con 1.5 GB en total. Para pasarlos a la lap voy a usar los puertos USB 2.0 de la tarjeta PCMCIA.

20:43 Algunos de los archvos resultaron ser basura, ya estan borrados. Ahora si, a tratar de conectar el disco duro primario esclavo.

21:01 Estaba esperando Marvel's Agents of Shield y salen con la estupidez de repetir el capítulo anterior en lugar de pasar uno nuevo. Por lo pronto creo que descubrí cual podría haber sido el error de mi discos duros: Uno estaba en Master y el otro en Cable Select. Pondré los dos en CS.

21:16 No sirvió lo de los jumpers. Hago una pausa para navegar un ratito en Internet.

21:27 Finalmente el juego quedó 6 a 1, perdiendo los Cardenales de San Luis.

22:45 Ya volví luego de ver un ratito el partido amistoso de futbol entre México y Finlandia. Ahora si a terminar lo del otro disco duro que no quiere jalar.

22:53 Que buena música pasan en Universal. Tenía un buen rato de no escucharla. En un bloque Kashmir, A Whiter Shade of Pale y una de los Rolling también bastante coquetona.

23:25 El amigo moreno encuentra premios mientras yo me sigo peleando por hacer funcionar dos discos en un mismo cable IDE.

23:41 El amigo moreno quiere seguir jugando y se me dificulta seguirle teniendo que atenderlo.

00:24 ¡Parece que era un problema con mi BUS IDE! Ya reconoció los dos discos del BUS primario. Ahora a los otros dos.

0:51 Ya por fin jalaron los cuatro discos duros que hacen un sorpendente total de ¡140 gigas! jajaja. Más me valdría conseguir discos duros de mayor capacidad y quitarme de tonteras.

0:57 Le entré a uno de los videitos de los canales de Youtube a los que ando suscrito.

1:37 Me acosté un rato para descansar la espalda. He estado mucho rato agachado.

2:31 Ando depurando los discos duros. Parece que uno tiene falla pero voy a seguir checando.

2:36 Las últimas horas me he metido en lo de la compu y he descuidado un poco detallar esta bitácora-experimento. Por lo pronto encontré un archivo de 3 gigas y, dado los escasos recursos de la copmutadora (PIII500MHz/500MB), todavía va a demorar muuucho tiempo siquiera en poder visualizarlo. Por lo pronto voy a fisgonear en los demás discos a ver si por lo menos puedo limpiar uno completamente para luego usarlo como base para la instalación del sistema operativo. Por lo pronto ya conseguí un CD con Debian 7.1.0 para instalarse. Espero que me sirva. Tengo el disco duro de 20 gigas al que también quiero dejarle, de paso, una partición para cotorrearla en otro sistema operativo o ir armando mi LFS o lo que sea.

2:43 Voy a dejar al amigo incansable a que duerma un rato.

2:48 Ya tengo los datos de los discos duros. Son 4 dd's: 3 de 40, dos de ellos iguales casi ocupados totalmente, el otro de 40 tiene dos particiones, aparentemente una de sistema (la de OpenSUSE) de 2 gigas y el resto lo ocupa una particio de 35 gigas para datos, con 24 ocupados y 9 libres. Me saca de onda esa particioncita porque hubiera querido usar cada discos de 40 con una sola particio de datos. El disco de 20 tiene una partición swap pequeñita (¡ni siquiera del tamaño de la memoria!) y el resto ocupando el sistema (3 y pico de gigas usados y 14 libres) y todo lo demás (ya sin datos). Voy a borrar el disco de 20 gigas, instalarle Debian como Dios manda, quizás dejar la partición de 5 gigas para el LFS o probar algún Línux y ver si me sirven lo que quede libre para pasar parte del disco de 40 con varias particiones Luego de vaciar e ldisco de 40 -obviamente en más de un medio porque el espacio no me da- lo lleno con una sola particón formateada para que me sirva de almacén de datos. Ya luego vuelvo a llenarlo con los datos que le vacié y a ver con que más. Pero del llenado pa' delante lo haré mañana (es decir hoy cuando amanezca) porque entre otras cosas necesito organizar los datos lo mejor posible. Después de todo va a ser mi servidor de archivos

2:57 Luego de escribir la entrada anterior me dispongo a apagar mi futuro servidor, desconectar los discos del bus secundario para conectar el CD-ROM y poder llevar a cabo la instalación de Debian, que espero detecte sin problemas la tarjeta de red... ¡a trabajar!

3:08 Estoy revisando e lcontenido de la unidad que voy a borrar, una última vez, para que no se me vaya a ir nada "importante" pero está tardando mucho. Mientras me pongo a buscar un jumper que se me perdió hace rato, es que los discos duros esclavos no llevan jjumpers y no supe donde lo dejé, no vaya a ser que lo necesite al rato. El moreno pudo habérselo comido, pero es solo una sospecha poco fundada.

3:13 Ya por fin pude apagar la computadora, ahora sí, a cargar Debian.

3:27 Me falta un archivo de firmware, de la red,, a ver si lo consigo en Internet (acá dice algo al respecto y proveen un enlace para la descarga: http://debian.2.n7.nabble.com/missing-firmware-e100-d101m-ucode-bin-td2553164.html y acá está el firmware http://ftp.br.debian.org/debian/pool/non-free/f/firmware-nonfree/firmware-linux-nonfree_0.28+squeeze1_all.deb).

3:37 Ya enontré el archivo (http://debian.2.n7.nabble.com/missing-firmware-e100-d101m-ucode-bin-td2553164.html) pero no puede leer el USB. Intentaré de nuevo comenzar la instalación con la USB insertada de antemano en la computadora, pero igual creo que no va a funcionar. Voy a intentar guardar el archivo en la partición del disco duro para ver si de allí la puede leer.

3:51 La instalación ha continuado pero desconozco cuáles serán las consecuencias de no haber encontrado el firmware. Supuestamente pudo configurar la red vía DHCP a pesar de no reconocer la red ni conseguir el archivo del pendrive pero en mi router no aparece conectada.

3:52 63% completado y mejor me pongo a ver que hay en la tele mientras termina. Ya tengo un plan B por si no se completa la instalación: probar con Android nomás pa' juguetear (cómo pierdo tiempo).

3:59 Va a empezar Contacto en Francia en TCM ¡qué bue ncanal era! ahora nomás de vez en cuando pasan un verdadero clásico y han atascado la programación de porquerías de los 80's para acá. ¡Ya acabó! ¡Ya acabó! Me está pidiendo que escoja el servidor para actualizar... hora de la verdad.

4:01 French Connection está doblada ¡de lujo! para esta hora es un tormento tener que leer los subtítulos.

4:26 Se estancó en la descarga de ficheros, sigue trabajando pero parece que la red se fue. Mi proveedor suele hacer estas cosas en la madrugada, cuando hay menos gente frente a la computadora checando si el Internet sirve o no, de buenas a primeras cortan el servicio y pueden ser unos cuantos minutos lo mismo que volver hasta bien entrada la mañana.

4:30 Ya me marcó que falló uno de los pasos de la instlación (la instalación del software) pero esto ocurre con cierta frecuencia, no es raro, volviendo a realizar este paso usualmente se corrige.

4:34 Parece que si es el Internet, quiero abrir una página pero me da error de Operation time out, o sea que esperó demasiado tiempo a que la red respondiera y esto no ocurrió. De nuevo me marcó el error en la instalación. Sin Internet va a estar canijo que pueda continuar. Ya le dije que se regresara al paso donde encuentra el hardware de red, a ver que me dice ahora del firmware faltante.

4:37 Ya quiere empezar a jalar nuevamente el Internet... lento, despacio, pero ¡vive!

4:44 Ahora si ya hay red pero aún así no quiere salir de ese error en la instalación. Volveré a intentarlo.

5:07 Tuve que deseleccionaro todas las opciones de paquetes del Taskel que me interesaban (Entorno gráfico, Servidor web, Servidor de archivos, Servidor SSH) y dejar solamente Utilidades básicas del sistema. A ver si así puede completar la instalación.

5:29 Como sigue marcando errores sin imortar lo que intente (ahora me marcó que no puede instalar el Grub, aparentemente y de acuerdo al verbose no puede descargar el paquete) mejor aquí le paro y ya mañana (o al rato) le sigo. La alarma de mi reloj ya está al medio día, tampoco se trata de desvelarse y desmañanarse.

martes, 25 de junio de 2013

Justo leía a Matheson cuando...

Por mi curso de cine de horror andaba leyendo una recopilación de Richard Matheson hoy, justo el día que falleció el maestro del terror. En la introducción del libro, intitulado Pesadilla a 20,000 pies y otros relatos insólitos y terroríficos, Stephen King lo reconoce como el autor que renovó el género literario de horror y sin el cual King no sería el escritor reconocido que ha sido las últimas décadas. Quizás el más famoso de los cuentos recogidos sea el que compone parte del título, Pesadilla a 20,000 pies que trata sobre un gremlin que asola a un pasajero de avión mientras intenta descomponer el avión en pleno vuelo ante el horror del desacreditado pasajero que pasa por un loco ante los miembros de la tripulación. Es triste porque justo el jueves íbamos a tener la sesión dedicada a Matheson en el taller, pero un paro en la biblioteca postergó la sesión para este martes: lo hubiéramos revisado como un autor actual y no como uno póstumo, que será lo que hagamos este martes.

Más que obras suyas adaptadas al cine, de la cuál la más famosa es su novela Soy leyenda, realizó muchas adaptaciones de obras originales de otros autores y guiones originales para películas de horror, ciencia ficción y otros géneros.

jueves, 13 de junio de 2013

De mi curso de cine de horror, estas son algunas reflexiones de la primera sesión:

Aunque algunos defensores del cine han expresado diferentes ideas intentando defender su independencia de otras artes al argumentar que sus nexos con la literatura se debían principalmente a una falta de maduración y que con el tiempo desaparecerían o que entre más se acerque un filme al arte más se aleja de la literatura, y por el contrario, mientras más cercana sea una película al entretenimiento más cercano estará a la literatura, lo que está fuera de discusión es que a lo largo de la historia del cine el número de adaptaciones cinematográficas que se hacen de novelas y cuentos literarios no ha menguado.

Esas opiniones parecían ser ciertas sobre todo en las primeras décadas del cine, antes del desarrollo del sonoro, cuando el lenguaje cinematográfico era cada vez más completo y hacía poco necesarios los intertítulos en algunas películas de los grandes maestros. La tecnología ayudó bastante a masificar el cine con lo que inevitablemente la demanda ha crecido a lo largo de los años y, por ende, no todos los productos son de la mejor calidad. El miedo o repudio a las adaptaciones cinematográficas puede ser porque se trata de modificaciones generalmente de obras icónicas (sino no interesaría hacerlas), muchas veces consideradas joyas de la literatura y, por lo tanto, intocables.

Un texto literario se compone de narración, diálogos y descripciones, y en este sentido las descripciones difícilmente son captadas por la lente de una adaptación cinematográfica. El problema, a mi parecer, radica en que el universo creado por el escritor brinda puntualmente los elementos que el lector debe atender para entablar el diálogo con la obra, y aunque una imagen habla más que mil palabras todos los elementos que la componen compiten (en general) bajo cierta igualdad definida por los instantes que dura en pantalla. Sería necesario dedicarle planos especificos, un plano detalle por mencionar uno, a los elementos que el cineasta desee resaltar, pero el lenguaje cinematográfico imposibilita un enlistado de este tipo.

Eso si, la literatura (o mejor dicho el análisis literario) históricamente ha proporcionado algunos conocimientos útiles para entender los textos, conocimientos extensibles también para explicar diferentes elementos de las películas. El teatro isabelino (o preisabelino según algunos autores) explicaba el comportamiento de los personajes porque, médicamente, uno de cuatro humores corporales los dominaban (sangre, flema, bilis negra o bilis amarilla). El psicoanálisis aporto otro tipo de elementos para entender, valga la redundancia, la psicología de los personajes. De la misma forma lo erótico y lo tántrico combinan características que matizan las personalidades representadas en la pantalla, aportando un nuevo punto de vista para entenderlas.


domingo, 9 de junio de 2013

Del Xanto a l semilla del chamuco, 101 páginas de diferencia

Ando leyendo estos dos libros (Xanto, novelucha libre y La semilla del diablo, también conocido como El bebé de Rosemary) que había querido leer desde hace un buen rato pero que me había costado conseguir (el primero agotadísimo en librerías y el segundo perdido entre mis cajas de libros viejos, por lo que no quería comprar uno nuevo). El Xanto es un luchador que tratará de parar la llegada del maligno y Rosemary también tendrá un papel importante en la llegada de otro maligno, además ambas ediciones constan de 228 páginas y ambas, por casualidad, las dejé ayer en la página 101... bueno, bueno, ya deberías saber que estas casualidades me encantan.

jueves, 30 de mayo de 2013

Hitman: Codename 47, ... dos, dos

De la serie de videojuegos Hitman, este es el primero, Hitman Codename 47, publicado en 2000. Como es popular en los videojuegos el protagonista tiene que cumplir una misión que involucra matar enemigos, sin embargo, uno de lo principales atractivos de Hitman es que su táctica principal es el engaño. Ser sigiloso, intercambiar su ropa por la de sus víctimas para pasar desapercibido y aprender a matar silenciosamente, ya sea degollando con un cuchillo o asfixiando con una cuerda de piano, son los recursos más utilizados para seguir la idea original del juego, teniéndose siempre la opción de lanzarse a la seek & destroy pero para esto hay muchos otros juegos.

Además de una primera misión de adiestramiento que implica escapar de un manicomio y sienta las bases de la jugabilidad, el resto está dividido en cinco grandes objetivos. Cada uno se compone de algunas misiones menores, la última de las cuáles cierra cada objetivo con el asesinato del líder de alguna organización criminal: Lee Hong que es la cabeza de una triada hongkonesa, un sudamericano señor de la dogra llamado Pablo Belisario Ochoa, al terrorista austriaco Franz Fuchs, y Arkadij Jegorov "Boris", quien trafica con armas en Europa, además del profesor Ort-Meyer, cuya trascendencia "sorprende" al final del juego.

El primer acto, en Hong Kong, me parece el mejor logrado. En buena medida por ser el primero a pesar de que por esto mismo algunas misiones no son tan complicadas. A partir de este los demás escenarios tienen elementos que se repiten (cuartos vacíos para esconder los cadáveres, elevadores, muchos guardias en edificios laberínticos, varios disfraces tanto de civiles como de enemigos, lugares con armas inexplicablemente abandonadas, algunos personajes para interactuar y obtener información, etc.) y lo interesante radica en ingeniárselas para conseguir los objetivos minimizando el número de víctimas. El asesinato de Lee Hong con que cierra la primera misión es, a mi parecer, el más logrado pues en esta misión he encontrado una mayor cantidad de variaciones para terminarla exitosamente.

El segundo acto nos coloca en la selva colombiana. Me parece el más flojito de todo el videojuego en buena medida porque intentando darle realismo a la trama el juego cae en lo caricaturesco cuando se debe interactuar con una tribu de indígenas. Los gestos de 47 alzando un ídolo de oro mientras los nativos se arrodillan ante éste, la reproducción de las ruinas por las que se oculta o el lugar de los sacrificios al dios jaguar son clichés ya demasiado explotados que no le aportan originalidad al juego y por momentos parece una burla fuera de tono. Si en la primera misión la reacción ante el beso sorpresivo de la prostituta dota a 47 de humanidad aquí retrocede hasta caer en el ridículo. Además, terminar con Pablo Belisario Ochoa parece tener solo de dos sopas, o muy sencillo si uno no mete la pata delatándose o muy complicada si se llega a descubrir porque son demasiados guardias.

Como en casi todos los videojuegos cargados de testosterona los personajes femeninos están basados en una visión masculina. Una prostituta asiática que le ruega a un caucásico que la rescate del burdel en Hong Kong donde trabaja es un ejemplo de esto. Al mismo tiempo, sigue imperando la presión de la cultura "blanca": 47 es un hombre de raza blanca, ojos azules y rostro anguloso. Sus misiones iniciales son contra mafiosos, primero una triada asiática y luego un cartel latinoamericano. Es un juego en el que aún no se siente el repudio por lo árabe a que algunos sectores de la industria del entretenimiento para las masas han tratado de acostumbrar a los jugadores luego de 2001, pero sigue encasillando a los "otros", los que no son de la misma raza del protagonista, como los enemigos. Sobre todo en esta segunda misión en la selva el juego se vuelve tedioso y es casi inevitable recurrir a las guías si uno no quiere atascarse demasiado tiempo en aquella jungla de lugares comunes.


Leyendo varias de esas guías (muchas de las cuales son descaradas copias de las otras) hay muchas cosas que deben corregirse para que el juego tenga coherencia, que en mi opinión es otro de los retos interesantes al jugar videojuegos en general, darle coherencia al argumento. Por ejemplo, no tiene sentido durante el tercer episodio de la primera misión, La matanza del restaurante como se titula en español, mover al protagonista primeramente al restaurante para pedir entrar al baño y largarse tan pronto le entregan la llave. Aquí mi propuesta más acorde a un desarrollo argumental coherente que enriquece el juego principalmente por algunos diálogos con otros personajes:

La matanza del restaurante

Una vez iniciada nuestra misión tomamos la calle a la izquierda, solo para ubicar el restaurante pues a nuestro primer objetivo lo encontraremos una calle al norte. Luego de llegar a la esquina del restaurante doblamos a la izquierda hasta llegar a la calle más al norte del mapa, allí enfrente hay una coladera destapada que nos servirá para ocultar el cadáver del negociador del “Dragón rojo”. Quizás tarde un poco en aparecer desde el fondo de la calle pero se irá acercando a la calle del restaurante por donde llegó 47. Hay que ejecutarlo antes de que de la vuelta donde pudieran atestiguar el crimen, pero no tan antes porque en esa calle seguro pasa un peatón y un policía que no deben estar presentes a la hora del crimen porque la alerta aullentará a los citados a la reunión y la misión fracasará. Sin perder tiempo se debe arrastrar el cuerpo hasta la coladera y entrar junto con él para quitarle el medallón y usar su ropa. Disfrazados como miembro de la triada luego de emerger de la cloaca es necesario ir a la parte trasera del restaurante donde hay una ventana abierta, la del baño, por donde se entra teniendo cuidado de no ser visto por los dos policías que hacen rondín por el pasillo de la ventana (hay un tercero parado en la puerta trasera del restaurante, pero si hacemos todo sin llamar la atención ni se entera de la presencia de 47). Ya dentro del baño se deja el arma, pues a la entrada del restaurante la decomisarían ya que 47 asistirá a la reunión. Ahora si, se sale baño por la ventana para no echar a perder la sorpresa saliendo por la puerta. Si no nos demoramos de más no habrá problema en encontrarse a alguno de los policías, pero entre más nos tardemos la chance de que regresen al callejón aumenta. Una vez afuera, con toda tranquilidad, 47 va a la entrada del restaurante donde la policía lo revisa antes de permitirle entrar. Ya esperan el negociador de la triada del "Loto azul" y el jefe de policía, con quien se excusa unos momentos para ir al baño y aparece el único atisbo de coherencia sobre los disfraces de 47 en una referencia a que el policía no esperaba un negociador de la raza del protagonista. El jefe de la policía menciona que la llave la tiene el hombre de la barra, a quien se le pide para luego dirigirse al baño. Ya dentro hay que dejar el medallón en el suelo y recoger el arma, posicionase para que al abrir la puerta el jefe de la policía esté a tiro. Todo está listo. Sigilosamente se abre la puerta y se ejecuta al policía corrupto. No hacemos caso de los tiros ni del alboroto, guardando el arma sacamos a 47 de nuevo por la ventana. Una vez afuera podemos sacarlo tranquilamente caminando hasta el auto... ¡Misión cumplida!

El videojuego tiene un desarrollo lineal pero dentro de todo pueden encontrarse algunas variaciones entretenidas si se vuelven a jugar las misiones más complicadas. Los lugares donde ocurre la acción tienen límites espaciales muy estrechos, en los exteriores de la ciudad de la misión con la triada, por ejemplo, hay muy pocos peatones y parecen ciudades desiertas además de que la interacción con el entorno es muy reducida. Igualmente vemos como una pared invisible nos impide transitar por algunas calles, signo de poca creatividad de los diseñadores para justificar la imposibilidad del jugador para moverse a esas áreas. Además, principalmente en la selva, no es raro atascar al protagonista en muchos rincones quedando como aprisionado entre "paredes invisibles" y a veces no queda de otra más que reiniciar la misión porque el monito no avanza ni para atrás ni para adelante ni para un lado ni para el otro, imposibilitando continuar con el juego. Argumentalmente, como ya mencioné, la cuestión del disfraz si bien dota al juego de cierta picardía también es incoherente pues solo por ponerse las ropas de uno de ellos un hombre de las características raciales de 47 ¡y calvo! pasa desapercibido en la misión en Hong Kong donde todos los guardias son de rasgos asiáticos o en la selva donde son latinoamericanos.

Si se es inteligente y además se cuenta con nervios de acero, pues hay que reconocer que andar entre tanto enemigo sin saber a que hora le van a disparar a 47 lo vuelve a uno un poquito paranoico, pueden encontrarse formas bastante limpias de terminar las misiones. Por ejemplo, en El dios de la jungla no es necesario asesinar, o la que le sigue, Conoce a mi pequeño amigo, se puede liquidar al capo desde el mero inicio de la misión y luego ir a su casa pasando como un soldado más por el fortín (pues ya tenemos el uniforme) y de la que no se salva uno es de terminar con los pocos guardias dentro de la casa, pues para conseguir la bomba hay un soldado custodiando la habitación del capo y es necesario asesinarlo, con lo que se llama la atención de todos los demás. También en el laboratorio, a la hora de activar la bomba, hay que acabar con los siete u ocho guardias dentro del lugar y apostados en ambos accesos. Hasta donde lo he jugado son "el mínimo indispensable" pero nada que ver con las matanzas sugeridas en algunas guías.

El tercer objetivo consta de una sola misión dentro de un hotel de cinco estrellas, chafamente representado, y hasta cierto punto sencilla luego de haber pasado por el emplazamiento del narcotraficante colombiano. Aquí la información obtenida de los demás personajes ayuda bastante a hacer entretenida esta parte, aunque no deja de ser monótono aplicar los trucos anteriores.

Lo mejor del cuarto objetivo es que comienza en un muelle, que si bien está pobremente representado al menos no desentona la falta de civiles andando por allí pues solamente se ven guardias. Se puede avanzar de a poquito y lo espantoso de la jugabilidad viene a la hora de terminar la misión, pues hay que entrar a un barco, lo más laberíntico del juego y que cansa bastante la vista por la proximidad de las cosas que pasan más aprisa por la pantalla que si estuvieran retiradas. Lo más importante de la misión es ingeniárselas para no llamar la atención, pues esto espantaría a traficante de armas, quien es tan paranoico que a la primera alarma sale volando del lugar, si, volando.

En fin que para gustos los colroes, a mi me entretuvieron la primera misión y la del terrorista, en el hotel de lujo, lo demás fue algo monótono, en especial lo de Rotterdam y el meritito final me pareció lo peor del juego, drama chafísima lleno de lugares comunes, como para desear no haberse embarcado con el resto del juego. Otra cosa, los niveles de dificultad en realidad se refieren al número de vidas con que se cuenta para terminar cada misión, pudiendo ser solo una o hasta cinco, pero el juego es el mismo, no hay más enemigos ni la historia es más complicada.

domingo, 3 de febrero de 2013

Hoy fue uno de esos días donde llegan mensajes de todas partes relacionados con una misma cosa. La forma en que uno es educado y crece, si es demasiado atípica (como presentar algún tipo de aislamiento) puede crear una personalidad única que cuando se expresa en un contexto social normal, en la cotidianeidad, luce estrambótico y excéntrico.

Cuando Daria se encuentra con Ted, un estudiante que se siente atraído por ella porque la encuentra fascinante, inicialmente no sabe como manejar sus arranques de excentricidad pese a que también le atrae. Ted se crió, hasta ese grado, recibiendo educación en su casa con unos padres que lo educaron restringiéndole las cosas con que suelen darle sabor a la infancia y adolescencia: videojuegos, golosinas, amigos, televisión, etc. Aún así Ted es un tipo agradable y con una sorprendente capacidad para adaptarse gracias a su amabilidad, aunque no con los tontos de la caricatura, que lo único que busca es tratar de salvar algunas de las vivencias que debió haber tenido. Al final, sus nuevos amigos le plantean intereses más atractivos diferentes a los de Daria, con quien compartía intereses pero que por momentos superaba, y lo que parecía ser su primer amor termina por diluirse (Daria, temporada 2, episodio 7, The New Kid).

Beauregard ha vivido siempre en su rancho y solo ha dejado su pueblo en una ocasión, para ir al doctor, antes de auparse al autobús que lo llevará al rodeo de Phoenix para competir. Su amigo, un hombre mayor que es como su tutor, lo anima a aprovechar el viaje para conseguirse una novia y, por su tosquedad (que se convertirá en uno de los motivos de la película), Beauregard contesta que la manera de conseguirla será igual a domar un potro salvaje, a la fuerza. Ya luego lo vemos mangonear, jalonear y hasta cargar como bulto a la sensual Cherie, nada menos que Marilyn Monroe. Lógicamente ella no está acostumbrada a un trato tan tosco, y sus sueños afrancesados de triunfar en Hollywood tampoco lo contemplan, pero al final se deja conquistar por Beaugard. Él, del rancho vino y con el rancho sueño, no busca pese a su breve incursión en el mundo explorarlo, no le da ni curiosidad ni quiere echar raíces en él, más bien busca regresar, eso sí, acompañado por su nueva esposa. (Bus Stop, 1956).

Pedro Sarmiento, a punto de morir decide confesarse con sus hijos, una vida peculiar según apunta, que les permitirá, si escuchan con atención, experimentar en los errores de su padre y aprender, de primera mano, lo que no debe hacerse en la vida. La primera cosa en que repara Pedro es en su infancia y en la forma que fue criado, o mejor dicho, malcriado. Su madre todo le daba, su padre por no pelear prefería someterse a los deseos de ella que, evidentemente, estaban centrados en complacer a Pedrito y mantenerlo protegido de malas influencias exteriores. De como creció Pedro lo único que hasta ahora sé es que es el primero en espantarse y hace notar como toda su vida se condicionó por esa falta de disciplina con que fue criado. (El Periquillo Sarniento, José Joaquín Fernández de Lizardi).

Es hasta lógico encontrar programas de televisión, caricaturas, películas o novelas que tengan personajes peculiares como protagonistas. Después de todo por algo son dignos de protagonizar una historia, porque ser interesantes los separa de todos nosotros, personas comunes y corrientes. Pero lo que me llamó la atención de estas tres historias es que justamente la diferencia es como crecieron, fueron educados y criados los personajes de que tratan. Me encantan estos días temáticos donde varias cosas con las que me topo se relacionan. Ahora solo me queda reflexionar sobre el significado de todo esto para mi propia vida, si es que lo tiene.

viernes, 18 de enero de 2013

Una cosa me lleva a otra y esa a otra. En mi curiosidad por la criptografía, más allá de leer el primer tercio de Criptonomicón de Neal Stephenson (una jumbo novela con poco equilibrio entre acción, descripción y diálogo) me topé con Cripto, la obra de Steven Levy subtitulada Cómo los informáticos libertarios vencieron al gobierno y salvaguardaron la intimidad en la era digital ¿a poco no sería un buen gancho para una novela de aventuras de informáticos? creyéndolo así lo saqué de la biblioteca y ¡oh sorpresa! no es una novela, es la historia de como, en realidad, los que hoy serían llamados hackers se toparon con la bronca de que el conocimiento alrededor de la criptografía estaba secuestrado por la NSA (la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos que de hecho fue creada con este fin), y como, buscándole al margen de la ley pudieron ampliar poco a poco los conocimientos en el ramo para que fueran libres, de todos. La verdad es que apenas voy en el primer capítulo pero bastante ha machacado Levy en la lucha contra el gobierno de unos, llamémosles investigadores independientes, simplemente por conocer más sobre cifrado de mensajes (para poder salvaguardar las comunicaciones de todos cuando a mediados del siglo pasado ya se vislumbraba el maremoto de información viajando de un lado a otro que han acarreado las nuevas tecnologías en telecomunicaciones).

Ya luego y de pura casualidad arribé al sitio (restringido porque así lo exige la plataforma) https://sites.google.com/a/unadmexico.mx/tm-unad/ del autor de una ponencia sobre la importancia de compartir los contenidos a través de Internet, con licencias del tipo Creative Commons. Existen muchas licencias bajo las cuales se pueden publicar desde trivialidades hasta investigaciones formales, la CC, como se le conoce abreviadamente a Creative Commons alcanzó popularidad en buena medida gracias a los sitioes que hicieron populares la compartición de fotografías vía Internet en servicios como Flickr pero bajo este esquema se pueden licenciar muchas clases de productos intelectuales.


ponencia1 pdf
View more ebooks on ebookbrowse.com

En el sitio del autor además venía un enlace a mi tercer destino, el blog de Nadia Mireles, quien está a favor de la investigación abierta. Nadia creó un video que ejemplifica las bondades de compartir el conocimiento



Y esto de la investigación abierta tiene muchísima relación con lo que leí en el primer capítulo de la obra de Levy que mencioné al inicio. Volviendo al libro, cito una sección de la obra en español de la edición de 2002 publicado por Editorial Alianza (p 25-27). Los primeros cuatro párrafos (hasta los puntos suspensivos) pintan el panorama bajo el cual se crea la NSA y los dos últimos la situación de resguardo y exclusividad del conocimiento sobre criptología:
La NSA fue creada en el otoño de 1952 por una orden de máximo secreto del presidente Truman. Era una organización con un presupuesto mutimillonario que operaba en las zonas "oscuras" del gobierno, a las que accedían solo aquellos que podían demostrar su "necesidad de conocer". (Pasaron cinco años desde su creación hasta que la agencia fuera mencionada en un documento oficial.) La misión criptográfica de la NSA tenía dos vertientes: mantener la seguridad de la información gubernamental y recopilar la información de los servicios de inteligencia extranjeros. Esa doble naturaleza de la agencia provocó la creación [de] dos grandes divisiones: Comunications Security, o COMSEC, que intentaba desarrollar claves imposibles de violar, y Comunication Intelligence, o COMINT, que recopilaba y descifraba la información procedente de todo e mundo. (Como esta última función implicaba la interceptación e interpretación de señales electrónicas, es más conocida como Signals Intelligence, o SIGINT.) A lo largo de los años la NSA estableció una vasta red de dispositivos y sensores de escucha para recoger las señales de los lugares más remotos del globo, una operación que se expandió más allá de la atmósfera con la aparición de los primeros satélites artificiales en la década de los sesenta.
A principios de los setenta nada de eso se discutía públicamente. La gente que estaba al corriente descifraba en broma el acrónimo de NSA como "No Such Agency" (no existe tal agencia). Los contados mienbros de Congreso que tenían la responsabilida de supervisar la financiación de la agencia solo podía leer los presupuestos encerrados en habitaciones blindadas, limpias de dispositivos de escucha. El acceso a la sede de la organización en Fort George Meade en Maryland era, como uno puede imaginar, estrictamente limitado. Una valla electrificada de tres filas de alambre de espino mantenía alejados a los intrusos. Para trabajar allí dentro uno tenía que superar una exhaustiva investigación.
"Entrando en la NSA -se veía en el libro de bienvenida que se entregaba a los nuevos fichajes- tiene la oportunidad de participar en las actividades de una de las más importantes organizaciones de inteligencia de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, usted asume el reto de comporta la responsabilidad individual más importante: la salvaguardia de los secretos vitales para la seguridad de la nación."
Como la información sobre la criptografía moderna se mantenía en secreto, los de fuera sólo podían imaginar lo que estaba ocurriendo en "El Fuerte". Sin duda alguna, la NSA controlaba la red de espionaje más sofisticada del planeta. Todo el mundo asumía (aunque nunca lo admitiría) que ninguna llamada telefónica del extranjero, ninguna emisión de radio o transmisión telegráfica estaba a salvo de la aspiradora global de la agencia.
...
Es más, la NSA se consideraba el único depósito de información criptográfica del país -no sólo la que utlizaban el gobierno o las fuerzas armadas, como establece la ley, sino también la que empleaba el sector privado. En realidad la triple alambrada electrificada que rodeaba su sede no sólo era una barrera física, sino una metáfora de la fanática obsesión de la NSA por ocultar la información sobre sí misma y sobre sus actividades. En Estados Unidos la criptografía seria sólo existía tras la Triple Alambrada.
Todos los días la NSA escudriñaba los nuevos sistemas criptográficos presentados por los potenciales innovadores en este campo. "Sus ideas desaparecían en el negro estómago de la NSA y, tal vez, prestarían un servicio a la criptografía americana -escribió David Kahn-, pero por motivos de seguridad el inventor ni siquiera podía saberlo, y permitía a la agencia o a sus empleados utilizar sus ideas sin ninguna compensación." Pero incluso aquellos que no sometían sus ideas a la agencia no estaban libres del dominio de la NSA. La agencia supervisaba todas las soliciitudes de patente relacionadas con la criptografía y estaba autorizada por la ley para clasificar como secreta cualquier idea que le pareciera demasiado peligrosa para ser de dominio público.

El caso que Levy describe es importante en este tema porque ejemplifica la apertura de la información en dos niveles, la privacidad a la que se tiene derecho en una conversación cualquiera y la restricción sobre el acceso a conocimientos que deberían ser disponibles libremente para todos. El conocimiento se genera a partir de conocimientos anteriores, de donde se puede formar una cadena que desemboca en que, al final, todo comenzó por un conjunto de conocimientos libres, una base común a la que todos tenemos acceso. ¿Por qué, entonces, restringir en un momento de terminado el acceso? Bueno, los porqués pueden ser muchos: ventajas económicas, desconfianza al hurto, etc., por lo que más bien cabría preguntarse ¿con qué derecho se restringen conocimientos que, en algún momento, se debieron a conocimientos libres? No se tiene tal derecho y desde mi perspectiva esa debe ser la primera y más fuerte defensa del argumento en favor de la investigación libre.

El caso de los programas para jugar ajedrez Houdini y Rybka que han sido acusados de plagiar a los programas de software libre Robbolito(*) y Crafty(*), respectivamente, para después cerrarlo en aplicaciones comerciales supuestamente originales, es un excelente ejemplo de las desventajas de publicar bajo la etiqueta de investigación libre, o su equivalente en el mundo del software,que sería código libre. En estos casos se consiguió un producto superior, pero el ideal de ampliar el conocimiento accesible para todos queda truncado.

Todo esto me lleva a preguntarme si, como sociedad, estamos listos para llevar a cabo dicha transformación. No se trata solo de tener buena fe para compartir, se trata de tener algo para compartir, algo original o propio, cnvertirse en generadores de contenido y es que, desde mi perspectiva de cibernauta, detecto una crisis en lo que podría llamarse generación de contenidos. No sé si sea tantos retuiteos, likes y shares, que me llevan a pensar en las pocas personas que se animan a crear y compartir en lugar de simplemente compartir lo que fue creado por otros y uno se encuentra en la viña del Señor. Además, por supuesto, está el asunto de saber dar crédito a quien se lo merece, pero ese ya es un asunto más evolucionado pues depende en primera instancia de que se haya compartido algo creado previamente.

A manera de conclusión me parece que se desprenden los siguientes dos puntos:
  1. El libre acceso al conocimiento es un derecho de todos los seres humanos que nadie debería coartar y debería además ser protegido; y,
  2. Bajo esa perspectiva del conocimiento es necesario generar contenidos de calidad 

lunes, 7 de enero de 2013

Luego del librado Fin del mundo del 21-12-2012 y de ver El día que la Tierra se detuvo pensé ¿qué pasaría si llegaran extraterrestres a la Tierra? Creo que habría que desconfiar de ellos porque al fin y al cabo ¿qué los llevo a salir de su planeta? ¿curiosidad, necesidad o qué? ¿la curiosidad que sentimos (como raza) por explorar los arrecifes, aún cuando sabemos que por el simple hecho de visitarlos lo destruimos? ¿la necesidad de buscar nuevos planetas para preservar su existencia, como nosotros (que ya sabemos la maldad que esos implica)? No encuentro un motivo noble para hacerlo a menos que fuese llevar un mensaje de paz ¿cómo las cruzadas o la espeluznante y brutal conquista de América? Creo que yo no confiaría.