martes, 21 de enero de 2014

Cómo hablar de los libros que no se han leído, Pierre Bayard

Se trata de un ensayito cuya mayor valía es el tratar de ser original poniendo un tema, que el título no se propone hacer misterioso, visto con una inteligencia más bien velada. No es una ironía ni hay elementos para pensar que esto es así, y cuando esto se hizo notorio, por allí de una página entre la 30 y la 40, preferí dejarlo de lado.
El libro ni siquiera es inteligente en sus argumentos, ni demasiado interesante tampoco en la forma de exponerlos como pare mantenerme pegado a él. El libro es producto de su entorno, el libro existe porque hay libros a su alrededor y la recomendación del autor va en el sentido de conocer ese entorno, conocer como se relaciona o se comunica ese libro en específico con otros, ver el conjunto de los libros más que bucear en su interior. Eso podrá ser cierto, pero no contradice, como el autor intenta afirmar, la idea de que leer es «no respetar» a los libros. De entrada es una idea estúpida.
Hace poco comencé a leer un libro que se llama The Game, otro bodrio que boté, que trataba de enseñar a ligar haciendo trucos, supuestamente infalibles, entre los que estaban hacer sentir inseguras a las mujeres en las que uno está interesado. Este libro de Pierre Bayard es más o menos lo mismo, justificando lo injustificable, pasar por culto despreciando la intelectualidad, negando la actividad de pensar sobre lo que los autores comunican, y desde mi perspectiva merece el mismo trato, cerrarlo lo antes posible.
Una cosa es aconsejar como hacer trucos para aparentar cultura o inteligencia y otra, muy diferente, es defender esa actitud y ponerla como un modelo deseable. Frívolo y esnob.

No hay comentarios:

Publicar un comentario